• Demandan que se realice de nueva cuenta la votación del titular del
    organismo.
  • AN explorará todas las vías y medidas legales, con el fin de frenar la
    imposición de Rosario Piedra.

Ante el intento de Morena de enterrar la autonomía de una de las instituciones

más importantes para la vida democrática de México, que es la CNDH,

el Partido Acción Nacional en todo el país convoca a defenderla.

Durante la sesión en la que se votó la terna para encabezar un nuevo período en
la CNDH, Morena ocultó dos votos con el fin de alcanzar la mayoría calificada que
exige la Ley. Votaron 116 senadoras y senadores pero únicamente se
contabilizaron 114 votos, con la intención de aparentar que se contó con la
mayoría calificada.
Acción Nacional considera que esto es inadmisible, así como un golpe a la
democracia.

Exigimos que se mande una nueva terna, integrada por perfiles que garanticen la
necesaria autonomía e independencia para la defensa de los derechos humanos
de los mexicanos. Que se vuelva a realizar la elección y que se cuenten los votos
de manera transparente”.
Adicionalmente, Morena recurre a la más despreciable práctica del espionaje a
sus adversarios políticos.

“Es inaudito e inaceptable que se espíe a la oposición, por ello se presentó una
denuncia ante la Fiscalía General de República contra quien resulte responsable
de haber obtenido una conversación privada entre el dirigente nacional y el
Coordinador parlamentario en el Senado en torno a la ilegítima elección de
Rosario Piedra como titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
Esta es una práctica que todos hemos rechazado durante décadas, incluso el
propio coordinador de los senadores de Morena. El espionaje político no debe
tener cabida en nuestra democracia.
Es una práctica que debemos desterrar.

Acción Nacional lamenta que en lugar de espiar a los delincuentes, el gobierno
recurra a espionaje de personajes de la oposición, lo cual no podemos permitir.

Por ello, AN explorará todas las vías y medidas legales, con el fin de defender la
autonomía de la CNDH y frenar la imposición de una persona que no garantiza la
independencia del organismo.